Las fases del sueño

Mientras dormimos se produce cierta actividad cerebral, en la que podemos distinguir dos etapas, la primera es denominada “fase del sueño lento” NO REM y la segunda “fase del sueño rápido” REM.

Las fases del sueño

Introducción

 
Se conoce que el sueño es una necesidad fisiológica del cuerpo de gran importancia para mantener el equilibrio de este; se entiende como la interrupción de las actividades cotidianas con el fin de que todos nuestros órganos puedan descansar y recuperar energía para reiniciar dichas actividades.
 

Fases del sueño

 

Fase NO REM

Se subdivide en cuatro fases con diferentes características

Fase I

El sueño es poco reparador, pues es ligero y la persona todavía es capaz de percibir la mayoría de los estímulos (auditivos y táctiles). El tono muscular disminuye en comparación con el estado de vigilia, y aparecen movimientos oculares lentos.
 

Fase II

El sueño es parcialmente reparador, pues el sistema nervioso bloquea los sentidos, desconectando el cerebro del entorno y facilitando dormir. Esta fase ocupa el 50% del tiempo de sueño en el adulto. El tono muscular es menor que en fase I, y desaparecen los movimientos oculares.
 

Fase III

Es un sueño más profundo (llamado DELTA), aqui el bloqueo sensorial se intensifica, si la persona despierta se siente confusa y desorientada. En esta fase no se sueña, se produce una disminución del 10 al 30 por ciento en la tensión arterial y en el ritmo respiratorio, y se incrementa la producción de la hormona del crecimiento. El tono muscular es aún más reducido que en fase II, y tampoco hay movimientos oculares.
 

Fase IV

Hay mayor profundidad del sueño, pues la actividad cerebral es más lenta, al igual que la fase III, es esencial para la recuperación física y, especialmente, psíquica, del organismo (déficits de fase III y IV causan somnolencia diurna), en ocasiones pueden aparecer forma de imágenes, luces, figuras… sin una línea argumental. En esta fase, el tono muscular está muy reducido. Es importante señalar que en esta fase es en la que se manifiestan alteraciones como el sonambulismo o los terrores nocturnos.
 

Fase REM

Sueño paradójico debido al contraste que supone la relajación muscular total típica del sueño profundo, y la activación del sistema nervioso central. Aquí se presentan los sueños, en forma de narración, con un hilo argumental, aunque sea absurdo. La actividad eléctrica cerebral de esta fase es rápida.
 
El tono muscular nulo (atonía muscular o parálisis), impide que la persona dormida materialice sus alucinaciones oníricas y pueda hacerse daño. Las alteraciones más típicas de esta fase son las pesadillas, el sueño REM sin atonía y la parálisis del sueño.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Cambiar codigos
*Introducir código.

Facebook Mundonets Twitter Mundonets Google Plus Mundonets