counter
 
 
Hasta el momento solo existía una bóveda del “Fin del mundo” también llamada la bóveda del “Juicio final”, y está ubicada en una isla remota del Océano Ártico.
La nueva bóveda del “fin del mundo” preservará los documentos más importantes de nuestro planeta
Esta bóveda está destinada a preservar las semillas de miles de plantas de cultivo ante una eventual crisis, se llama, Svalbard Global Seed Vault, fue construida en el 2008 y desde finales de marzo tiene un vecino, cuya fundación se dio para un fin diferente.
 
A pocos kilómetros de la bóveda de semillas, se construyó una biblioteca que conservara la información más importante del planeta, como; documentos, libros y datos con importancia mundial, la bóveda se llamara el Artic World Archive.
 
La nueva bóveda comparte la misma montaña que la de las semillas en Svalbard, un archipiélago que forma parte de Noruega. El proyecto liderado por la compañía tecnológica Piql servirá como una biblioteca de almacenamiento para gobiernos o instituciones científicas, así como para empresas y particulares que quieren resguardar sus datos.
 
Aunque la seguridad de la bóveda es de alta tecnología, el medio para el archivo de datos es análogo: una película fotosensible. De acuerdo a Piql, la técnica es una opción más segura que cualquier alternativa digitalizada.
 
Creemos que podemos guardar los datos utilizando nuestra tecnología durante un total de 1.000 años. Para ello se conservan los datos digitales escritos en películas fotosensibles. En realidad, lo que hacemos es escribir los datos como enormes códigos QR en películas”, sostuvieron desde la empresa.
 
Su idea es converger ambas tecnologías. Por un lado, almacenar los datos digitales en computadoras como códigos de unos y ceros. Por otro, la información analógica se graba físicamente en bobinas de películas. Una vez impresos, los rollos físicos de película no se pueden editar ni están en riesgo de ataques hackers, como podría suceder con los datos digitales. “Es como tener sus datos tallados en piedra”, expresaron.
 
Hasta el momento, los Archivos Nacionales de Brasil y México enviaron sus datos para ser almacenados en la bóveda subterránea.
 
 

Escribir un comentario

Nota: Los comentarios escritos en mayúsculas o tipo SMS serán eliminados, al igual que los comentarios ofensivos o sin educación contra los lectores y/o editores de este medio.

También pueden reportar los comentarios ofensivos para ser borrados.

Código de seguridad
Refescar